Blog

Taller presencial de Caligrafía

Palilleros rectos y oblicuos con plumillas variadas.
¿Te apuntas a un taller de Caligrafía?

Ventajas e Inconvenientes

El primer sábado del mes de abril, hemos realizado un taller presencial de iniciación a la caligrafía inglesa, de tres horas de duración.

¿Qué hemos aprendido de caligrafía inglesa?. Pues mucho. Han sido tres horas muy intensas de letras y más letras. Pero previamente hemos entrado en contacto con el material y las herramientas necesarias para la caligrafía inglesa:

  • Palillero oblicuo.
    Mucho más cómodo a la hora de conseguir el ángulo de inclinación de 55 grados que caracteriza a esta caligrafía.
  • Plumilla.
    Dentro de la variedad de plumillas, para la iniciación elegimos una plumilla de dureza media que siempre facilita la presión que hay que ejercer en los trazos descendentes.
  • Tinta.
    Nada como la nogalina para empezar a escribir con plumilla. Es muy agradecida.
  • Papel.
    Para la práctica siempre es mejor un papel satinado y de poco grosor (unos 80 gramos/m2).
  • Pautas en negro y gris.
  • Agua.
    Hay que limpiar la plumilla de vez en cuando, para que no se pegue la tinta entre las aletas de la plumilla.
  • Trapo.
    Para secar la plumilla después de limpiar. La plumilla se introduce seca en el tintero.

Antes de entrar a escribir letras como locas, hemos conocido las bases de la caligrafía inglesa: Proporción de las letras, ángulo de inclinación, trazos ascendentes, trazos descendentes, cuerpo de la letra, trazos básicos que sirven para realizar todas las letras del alfabeto.

No ha faltado tiempo para hacer una paradita y tomar un cafetito con unas pastas, que ha ido muy bien para conocernos y recuperar fuerzas, para emprender las mayúsculas de la caligrafía inglesa, tan bonitas y que admiten tantas variaciones… Hoy solo hemos aprendido una de cada pero ya habrá ocasión para aprender otras.

Finalmente agradecer a Carmen de Artes Meraki de Torrelavega, que nos haya permitido realizar el taller en su local. Ha sido muy atenta y hemos pasado una grata mañana. Espero podamos repetir los talleres de iniciación y realizar talleres de perfeccionamiento de forma periódica.

Para acabar quiero insistir en el hecho de que un taller de iniciación, como su nombre indica, es de iniciación y que por tanto es una primera toma de contacto con la caligrafía, en la que se dan las herramientas necesarias para seguir practicando, algo muy importante para mejorar en esta disciplina y conseguir letras preciosas... Como aprendí yo misma en un taller, “El secreto está en la práctica”.

Karatasi caligrafia separadores

Reconozco mi debilidad por los talleres presenciales.
Para mí resulta muy enriquecedor. Paso a enumerarte las ventajas:

1. Contacto real con otras personas con un interés común: la Caligrafía.

La presencia de otras personas en un espacio agradable añade muchos matices a la comunicación que no están presentes en el contacto virtual. En realidad, esto es de manual, pero me gusta realzarlo. Creo que es importante ver oír, interpretar el lenguaje no verbal, compartir sonrisas, palabras amables. Calor humano que todo el mundo agradece.

2. Mejor aprendizaje de la caligrafía.

El taller presencial permite adaptarse mejor a las necesidades de las personas asistentes. Se pueden repetir cuestiones no entendidas, se pueden resolver dudas sobre la marcha, en el momento en que surgen, se pueden corregir defectos que podrían convertirse en vicios de escritura si no se detectan. Siempre es más fácil que lo detecte la persona que imparte el taller.

3. Material fresquito y disponible.

El material para caligrafía es muy específico y no es fácil de encontrar. Cuando el taller es presencial, el tallerista prepara y selecciona el material más apropiado para el taller en cuestión y los asistentes lo tienen a su disposición sin ningún esfuerzo. Además, se proporciona información de tiendas donde comprar.

4. No solo se aprende caligrafía.

El hecho de compartir un hobby, una afición, en este caso la caligrafía inglesa hace que surja una complicidad con los asistentes. Esto hace que nazca de forma más espontánea, una complicidad mayor que en circunstancias normales y que aparezcan otros temas de conversación. Aprendo muchísimo en cada taller, me enriquece y creo que los asistentes también.

Karatasi caligrafia separadores

No todo son ventajas en un taller presencial, como en todo, está la parte negativa. Os cuento alguno:

1. Espacio y Tiempo.

El aspecto más negativo es el del espacio y el tiempo, ya que el taller tiene lugar en un día y a unas horas determinadas, que condicionan la asistencia. No es fácil acudir cuando se vive lejos, o cuando los compromisos de la vida diaria lo impiden.

2. Curva de Aprendizaje.

Otro aspecto a tener en cuenta es el ritmo diferente de aprendizaje de los asistentes. Se intenta adaptar el ritmo a la mayoría pero no siempre es posible. Como el material que se proporciona es el mismo para todo el mundo, lo que se intenta es que los “rezagados” se lleven la lección aprendida a casa y acaben allí sus deberes.